MATER NOSTRA VIRGO MARÍA

NUESTRA SEÑORA

LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Una advocación Mariana es una alusión mística relativa a apariciones, dones o atributos de la Virgen María.

La Iglesia católica admite innumerables advocaciones que significan la figura de la Madre de Jesús o alguna de sus cualidades, a las que se rinde culto de diversas maneras.

Existen dos tipos de advocaciones: las de carácter místico, relativas a dones, misterios, actos sobrenaturales o fenómenos taumatúrgicos de la Virgen, como la Anunciación, la Asunción, la Presentación, etc; y las apariciones terrenales, que en muchos casos han dado lugar a la construcción de santuarios dedicados a la Virgen, como el del Pilar (en Zaragoza, Aragón, España),, el de Lourdes (en Lourdes, Francia), el de Fátima (en Fátima, Portugal), etc.

Estas advocaciones a menudo dan lugar a múltiples patrocinios (como “virgen protectora”) de pueblos, ciudades o países, o de diversas entidades o cofradías.

Las advocaciones marianas se suelen nombrar con las fórmulas “Santa María de”, “Virgen de” o “Nuestra Señora de”. Pero también, las advocaciones suelen dar lugar en muchos casos a nombres propios femeninos, compuestos del nombre María y su advocación: María del Carmen, María de los Dolores, María de Lourdes, etc. Aunque el nombre sea diferente en cuanto al atributo relativo a la Virgen María siempre se refiere únicamente a ella, así se haga mención de varios nombres en un mismo momento, la instancia es la misma, la Virgen María.

Nuestra Madre La Santísima Virgen María

Es Siempre la Misma, Virgen María

Nos quiere, nos ama, nos protege, y nos avisa de los peligros a través de sus diferentes advocaciones, una vez premiandolos como en Lourdes, con los dones de curación espirituales y físicos,  otras nos avisa de las calamidades como en Lasalette, nos advierte  como en Fátima y en otros casos nos apoya, fortalece y ayuda como en el caso de Zaragoza con el Pilar Santo. o la advocación de la Virgen del Carmen que nos promete ayuda y nos pide oración.

santa-maria

La Virgen María Siempre en todas sus Representaciones y Apariciones

Nos Pide

Reconocimiento y Oración

Sobre Todo Oración como Arma para la Salvación del Mundo

 Especialmente

el rezo del el Santo Rosario

Su Oración Preferida

Ayudemosla

NUESTRA SEÑORA LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Una advocación Mariana es una alusión mística relativa a apariciones, dones o atributos de la Virgen María.

La Iglesia católica admite innumerables advocaciones que significan la figura de la Madre de Jesús o alguna de sus cualidades, a las que se rinde culto de diversas maneras.

Existen dos tipos de advocaciones: las de carácter místico, relativas a dones, misterios, actos sobrenaturales o fenómenos taumatúrgicos de la Virgen, como la Anunciación, la Asunción, la Presentación, etc; y las apariciones terrenales, que en muchos casos han dado lugar a la construcción de santuarios dedicados a la Virgen, como el del Pilar (en Zaragoza, Aragón, España),, el de Lourdes (en Lourdes, Francia), el de Fátima (en Fátima, Portugal), etc.

Estas advocaciones a menudo dan lugar a múltiples patrocinios (como “virgen protectora”) de pueblos, ciudades o países, o de diversas entidades o cofradías.

Las advocaciones marianas se suelen nombrar con las fórmulas “Santa María de”, “Virgen de” o “Nuestra Señora de”. Pero también, las advocaciones suelen dar lugar en muchos casos a nombres propios femeninos, compuestos del nombre María y su advocación: María del Carmen, María de los Dolores, María de Lourdes, etc. Aunque el nombre sea diferente en cuanto al atributo relativo a la Virgen María siempre se refiere únicamente a ella, así se haga mención de varios nombres en un mismo momento, la instancia es la misma, la Virgen María.

Nuestra Madre La Santísima Virgen María

Es Siempre la Misma, Virgen María

Nos quiere, nos ama, nos protege, y nos avisa de los peligros a través de sus diferentes advocaciones, una vez premiandolos como en Lourdes, con los dones de curación espirituales y físicos,  otras nos avisa de las calamidades como en Lasalette, nos advierte  como en Fátima y en otros casos nos apoya, fortalece y ayuda como en el caso de Zaragoza con el Pilar Santo. o la advocación de la Virgen del Carmen que nos promete ayuda y nos pide oración.

santa-maria

La Virgen María Siempre en todas sus Representaciones y Apariciones

Nos Pide

Reconocimiento y Oración

Sobre Todo Oración como Arma para la Salvación del Mundo

 Especialmente

el rezo del el Santo Rosario

Su Oración Preferida

Ayudemosla

NUESTRA SEÑORA LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Una advocación Mariana es una alusión mística relativa a apariciones, dones o atributos de la Virgen María.

La Iglesia católica admite innumerables advocaciones que significan la figura de la Madre de Jesús o alguna de sus cualidades, a las que se rinde culto de diversas maneras.

Existen dos tipos de advocaciones: las de carácter místico, relativas a dones, misterios, actos sobrenaturales o fenómenos taumatúrgicos de la Virgen, como la Anunciación, la Asunción, la Presentación, etc; y las apariciones terrenales, que en muchos casos han dado lugar a la construcción de santuarios dedicados a la Virgen, como el del Pilar (en Zaragoza, Aragón, España),, el de Lourdes (en Lourdes, Francia), el de Fátima (en Fátima, Portugal), etc.

Estas advocaciones a menudo dan lugar a múltiples patrocinios (como “virgen protectora”) de pueblos, ciudades o países, o de diversas entidades o cofradías.

Las advocaciones marianas se suelen nombrar con las fórmulas “Santa María de”, “Virgen de” o “Nuestra Señora de”. Pero también, las advocaciones suelen dar lugar en muchos casos a nombres propios femeninos, compuestos del nombre María y su advocación: María del Carmen, María de los Dolores, María de Lourdes, etc. Aunque el nombre sea diferente en cuanto al atributo relativo a la Virgen María siempre se refiere únicamente a ella, así se haga mención de varios nombres en un mismo momento, la instancia es la misma, la Virgen María.

Nuestra Madre La Santísima Virgen María

Es Siempre la Misma, Virgen María

Nos quiere, nos ama, nos protege, y nos avisa de los peligros a través de sus diferentes advocaciones, una vez premiandolos como en Lourdes, con los dones de curación espirituales y físicos,  otras nos avisa de las calamidades como en Lasalette, nos advierte  como en Fátima y en otros casos nos apoya, fortalece y ayuda como en el caso de Zaragoza con el Pilar Santo. o la advocación de la Virgen del Carmen que nos promete ayuda y nos pide oración.

santa-maria

La Virgen María Siempre en todas sus Representaciones y Apariciones

Nos Pide

Reconocimiento y Oración

Sobre Todo Oración como Arma para la Salvación del Mundo

 Especialmente

el rezo del el Santo Rosario

Su Oración Preferida

Ayudemosla

NUESTRA SEÑORA LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Una advocación Mariana es una alusión mística relativa a apariciones, dones o atributos de la Virgen María.

La Iglesia católica admite innumerables advocaciones que significan la figura de la Madre de Jesús o alguna de sus cualidades, a las que se rinde culto de diversas maneras.

Existen dos tipos de advocaciones: las de carácter místico, relativas a dones, misterios, actos sobrenaturales o fenómenos taumatúrgicos de la Virgen, como la Anunciación, la Asunción, la Presentación, etc; y las apariciones terrenales, que en muchos casos han dado lugar a la construcción de santuarios dedicados a la Virgen, como el del Pilar (en Zaragoza, Aragón, España),, el de Lourdes (en Lourdes, Francia), el de Fátima (en Fátima, Portugal), etc.

Estas advocaciones a menudo dan lugar a múltiples patrocinios (como “virgen protectora”) de pueblos, ciudades o países, o de diversas entidades o cofradías.

Las advocaciones marianas se suelen nombrar con las fórmulas “Santa María de”, “Virgen de” o “Nuestra Señora de”. Pero también, las advocaciones suelen dar lugar en muchos casos a nombres propios femeninos, compuestos del nombre María y su advocación: María del Carmen, María de los Dolores, María de Lourdes, etc. Aunque el nombre sea diferente en cuanto al atributo relativo a la Virgen María siempre se refiere únicamente a ella, así se haga mención de varios nombres en un mismo momento, la instancia es la misma, la Virgen María.

Nuestra Madre La Santísima Virgen María

Es Siempre la Misma, Virgen María

Nos quiere, nos ama, nos protege, y nos avisa de los peligros a través de sus diferentes advocaciones, una vez premiandolos como en Lourdes, con los dones de curación espirituales y físicos,  otras nos avisa de las calamidades como en Lasalette, nos advierte  como en Fátima y en otros casos nos apoya, fortalece y ayuda como en el caso de Zaragoza con el Pilar Santo. o la advocación de la Virgen del Carmen que nos promete ayuda y nos pide oración.

santa-maria

La Virgen María Siempre en todas sus Representaciones y Apariciones

Nos Pide

Reconocimiento y Oración

Sobre Todo Oración como Arma para la Salvación del Mundo

 Especialmente

el rezo del el Santo Rosario

Su Oración Preferida

Ayudemosla

NUESTRA SEÑORA LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Una advocación Mariana es una alusión mística relativa a apariciones, dones o atributos de la Virgen María.

La Iglesia católica admite innumerables advocaciones que significan la figura de la Madre de Jesús o alguna de sus cualidades, a las que se rinde culto de diversas maneras.

Existen dos tipos de advocaciones: las de carácter místico, relativas a dones, misterios, actos sobrenaturales o fenómenos taumatúrgicos de la Virgen, como la Anunciación, la Asunción, la Presentación, etc; y las apariciones terrenales, que en muchos casos han dado lugar a la construcción de santuarios dedicados a la Virgen, como el del Pilar (en Zaragoza, Aragón, España),, el de Lourdes (en Lourdes, Francia), el de Fátima (en Fátima, Portugal), etc.

Estas advocaciones a menudo dan lugar a múltiples patrocinios (como “virgen protectora”) de pueblos, ciudades o países, o de diversas entidades o cofradías.

Las advocaciones marianas se suelen nombrar con las fórmulas “Santa María de”, “Virgen de” o “Nuestra Señora de”. Pero también, las advocaciones suelen dar lugar en muchos casos a nombres propios femeninos, compuestos del nombre María y su advocación: María del Carmen, María de los Dolores, María de Lourdes, etc. Aunque el nombre sea diferente en cuanto al atributo relativo a la Virgen María siempre se refiere únicamente a ella, así se haga mención de varios nombres en un mismo momento, la instancia es la misma, la Virgen María.

Nuestra Madre La Santísima Virgen María

Es Siempre la Misma, Virgen María

Nos quiere, nos ama, nos protege, y nos avisa de los peligros a través de sus diferentes advocaciones, una vez premiandolos como en Lourdes, con los dones de curación espirituales y físicos,  otras nos avisa de las calamidades como en Lasalette, nos advierte  como en Fátima y en otros casos nos apoya, fortalece y ayuda como en el caso de Zaragoza con el Pilar Santo. o la advocación de la Virgen del Carmen que nos promete ayuda y nos pide oración.

santa-maria

La Virgen María Siempre en todas sus Representaciones y Apariciones

Nos Pide

Reconocimiento y Oración

Sobre Todo Oración como Arma para la Salvación del Mundo

 Especialmente

el rezo del el Santo Rosario

Su Oración Preferida

Ayudemosla