Una experiencia que marcó a Francisco para toda su vida

Alto y glorioso Dios,

ilumina las tinieblas de mi

corazón

y dame fe recta,

esperanza cierta

y caridad perfecta,

sensatez y conocimiento,

Señor,

para hacer tu santo y veraz

mandamiento.

(San Francisco de Asís)

 

Un día de otoño de 1205, mientras oraba, el Señor le prometió a Francisco que pronto daría respuesta a sus preguntas. A los pocos días, paseando por los alrededores de Asís, pasó junto a la antigua iglesia de San Damián y, conmovido por su estado de inminente ruina, entró a rezar, arrodillándose con reverencia y respeto ante la imagen de Cristo crucificado que presidía sobre el altar. Y, estando allí, le invadió, más que otras veces, un gran consuelo espiritual. Con los ojos arrasados en lágrimas, pudo ver como el Señor le hablaba desde la cruz y le decía: “Francisco, ¿no ves que mi casa se derrumba? Anda, pues, y repárala”.

 

Tembloroso y sorprendido, él contestó: “De muy buena gana lo haré, Señor”. Luego se ensimismó y quedó como arrebatado, en medio de la iglesia vacía. Fue tal el gozo y tanta la claridad que recibió con aquellas palabras, que le pareció que era el mismo Cristo crucificado quien le había hablado.

 

El Cristo crucificado que hablo a San francisco fue el Cristo de San Damián.