Divina Misericordia

Coronilla a La Divina Misericordia


Jaculatoria:

Jesús, Confío en Ti”


DIVINA-MISERICORDIACoronilla o Rosario de la Divina Misericordia

Se comienza con: Un Padrenuestro… un Ave María…y el Credo.

En las cuentas grandes:

“Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo y la Sangre, el Alma y la Divinidad  de Tu Amadísimo  Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, como propiciación de nuestros pecados y los d el mundo entero

En las cuentas pequeñas:

“Por  Su Dolorosa Pasión, ten misericordia  de nosotros y del mundo entero”.

Al terminar las cinco decenas, se  procede a decir tres veces:

“Santo  Dios, Santo Fuerte, Santo inmortal,Ten piedad de nosotros y del mundo entero”.

A las tres: Hora de la Misericordia. Medita aunque sea brevemente la Pasión y Muerte del Señor. Pide sobre todo por los pecadores. En esta hora nada le será negado a quien lo pida por los méritos de la Pasión.

Los rayos rojo y pálido.

“Oh, Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como una Fuente de Misericordia  para nosotros , en Ti confío” .

La Imagen. Ponla enseguida en tu casa.

“… El alma que venera esta imagen  no perecerá”, A la hora de la muerte Yo mismo la defenderé como Mi gloria”.

 

FUENTE VIVA DE MISERICORDIA

PROMESAS A LOS QUE PROPAGUEN  ESTA DEVOCIÓN

“A las almas que propaguen la devoción a mi Misericordia, las protegeré durante toda  la vida. (…) Por su profunda humildad complacerán a Dios”. (111, 20).

 

ACTITUDES PARA RECIBIR LA MISERICORDIA DIVINA

Pedirla a Dios en la oración:

“Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa; lava del todo mi delito, limpia mi pecado”  (SaJ 51, 3).

Practicar la misericordia con el prójimo:

“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia” (Mt 5, 71)

“sé siempre misericordiosa hacia los demás,sobre todo hacia los pecadores” ()! 59).

“En esto co­nocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos Dios y cumplimos sus mandamientos”11 Jn,s.21.

Confiar en la Misericordia Divina:

“Dios es paciente con nosotros porque  nos ama, y quien  ama comprende, espera, da confianza, no abandona, no corta puentes, sabe perdonar” (Franc., 7/4/2013) .

“Cuanto más confía el alma, más alcanza” (V. 148).

“Si mi muerte no les ha convencido de mi amor, ¿qué es lo que les convencerá” (11,47).

 

DEVOCIÓN A LA MISERICORDIA DIVINA

 

“Dagracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia” (Sal 11 8,1). La misión de la Iglesia es “llevar a todos el alegre anuncio, la gozosa realidad del Amor Misericordioso de Dios, “para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre” (Jn 20,31)(  IB  XVI, 11/04/2010).

 

Entre las  dos  guerras  mundiales  Cristo  se reveló a Santa Faustina Kowalska conviertiéndola en “testigo y mensajera  del Amor Misericordioso  del Señor” (JP II, 22/04/2001)

Es “la respuesta adecuada y decisiva que Dios quiso dar a los interrogantes y expectativas de los hombres de nuestro tiempo, marcado por enormes tra­gedias” (JP II. 22/04/2001).

“La humanidad no encontrará la paz hasta que no se dirija con confianza a la Mi­sericordia Divina” (11. 130).

El Papa Juan Pablo II  dijo: “he considerado el mensaje de la Misericordia Divina como mi cometido especial. La Providencia me lo ha asignado” (JP II. 21/11/1981).

El 30-04-2000 canonizó a Sor Faustina y designó como

“DO­MINGO DE LA MISERICORDIA DIVINA”

al n2°Domingo de Pascua.

 

 

PALABRAS  DE JESÚS A SANTA FAUSTINA

 

“Mi Misericordia  es más grande que todas las mi­serias de tu alma y las del mundo entero. Por tu alma bajé del cielo a la tierra, y me dejé clavar en la Cruz”. (IV. 80).

 

“Cuando  te acerques a la Confesión, sumérgete en mi Misericordia con gran confianza. Si tu con­fianza es grande, mi generosidad no tendrá lími­tes”. (Vl, 6).

 

Los más grandes pecadores llagarían a una gran santidad si confiaran en mi Misericor­dia” 011. 132).

 

“He  abierto mi Corazón como una  Fuente viva de Misericordia. Que todas las almas tomen vida en ella. (…)

“Al que haya depositado su confianza en mi  Misericordia, en  la hora de  la  muerte le colmaré el alma  con mi paz divina” (IV, 114).

 

“Por medio de este Rosario obtendrás todo, si lo que pides esta de acuerdo con mi Voluntad” (VI, 93)

 

“Quien lo rece, alcanzará gran Misericordia en el momento de su muerte”(II ,129)

 

“Cuando los pecadores empedernidos recen este Rosario, llenaré sus almas de paz y será feliz la hora de su muerte”(V, 124)

 

“Cuando recen este Rosario junto a los moribundos, Me pondré entre el Padre y el alma agonizante no como el juez justo sino como el Salvador Misericordioso”(v, 125)

 

si el moribundo puede, que rece también el Rosario

 

 

HORA DE LA MISERICORDIA

 

abandono en la misericordia

Jesús llamó «Hora de la Misericordia,. a las 3 de la tarde, por ser la hora de su muerte:

“A las 3 de la tarde implora mi Misericordia, especialmente  para los pecadores  y, aunque sea por un momento,  contempla  mi Pasión; sobre todo el abandono en el momento  de mi agonía. Ésta es la hora de la gran Misericordia  para todo el mundo. En esta hora no negaré nada al alma que lo pida por los méritos de mi Pasión”  . 59

 

 

ORA CADA DÍA, A LAS 3 DE LA TARDE:

 

73837_159757870732122_5544821_n

Expiraste,Jesús, pero  tu muerte hizo  brotar un  manantial de  vida   para   las  almasy  el océano de tu Misericordia inundó al mundo en­tero.  ¡Oh!, Fuente de Vida,insondable Miseri­cordia Divina, inunda al mundo entero derramando sobre nosotros hasta   tu  última gota  de sangre. (lV. 59.

 

 

Camino

 

“En esa hora procura  rezar el Vía Crucis, en cuanto te lo permitan los deberes; y si no pue­des rezar el Vía Crucis, por lo menos entra un momento en la capilla  y adora en el Santísimo Sacramento a mi Corazón que está lleno de Mi­sericordia.  Y si no puedes entrar en la capilla, sumérgete en oración allí donde estés, aunque sea por un brevísimo instante”


[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

 

Jornada Pro Orantibus

 

Año de La Vida Consagrada

“Gracias por vuestras vidas dedicadas”

 

Santa-Teresa

 

En este domingo, Dies Domini, la Iglesia celebra a la Santísima Trinidad, misterio fontal de nuestra fe cristiana. El Santo Dios, Santo Fuerte y Santo Inmortal se nos ha revelado como Padre, Hijo y Espíritu, Misterio de Amor y de Luz por el cual vivimos,nos movemos y existimos.
Nuestra vida ajetreada y entregada a la misión apostólica que la Iglesia nos ha confiado puede deslizarse, en ocasiones, por la pendiente del activismo.
Necesita, por eso, espacios de calma y silencio, tiempos de oración y de paz. Un silencio y una oración donde acontezca con más claridad la Palabra del Señor, a quien se lo hemos entregado todo. Los monasterios y la misma vida monástica y eremítica son estos desiertos santos convertidos en ver-gel, donde la liturgia, el trabajo y la contemplación conducen al consagrado en comunidad a ser testigo del Dios Vivo y Verdadero.
La Trinidad es unión, es comunicación, es misteriosa comunidad.
La Trinidad es diálogo, es apertura,es paz, es Amor.
Creer en la Trinidad es optar por la caridad, por la solidaridad, por la paz y concordia, por el respeto y la libertad.

“Entiendes la Trinidad si vives la caridad”, afirmaba ya S. Agustín.

La Trinidad es fuente y modelo dela verdadera comunidad. El primer icono de la Trinidad es la Eucaristía,que nos une en el cuerpo y la sangre de Cristo. El segundo será la Iglesia, yen concreto la parroquia, cuyos miembros se sientan a la mesa del Señor; y las comunidades religiosas, que ofrecen un maravilloso testimonio de hermandad. El tercero será la familia,

Iglesia doméstica, comunidad de vida y amor, teniendo por modelo a la Sagrada Familia de Nazaret. Y tiene que haber muchos más iconos trinitarios.
El cristiano está especialmente vocacionado para construir estas imágenes vivas de Dios Uno y Trino. Habrá que revitalizar el tejido social, trabajar por la paz y la libertad, por el respeto a la dignidad y los derechos humanos,por la cultura de la gratuidad, por la promoción de la ecología y la defensa de la naturaleza. En todos los campos de la vida debemos sembrar semillas de Trinidad.
Oremos de forma especial en este día Pro Oratnibus, enmarcado en el Año de la Vida Consagrada yen el Año Jubiliar Teresiano, por todos los consagrados, religiosos y religiosas, especialmente por los delas comunidades de nuestras diócesis aragonesas.

LITURGIA

 

Los engaños de Satanás

ROMA, 13 May. 15 / 02:18 am (ACI).- El diablo ataca a la humanidad haciéndole creer que no hay un bien objetivo y que puede decidir qué es bueno y qué es malo, y esto “se llama relativismo”, advirtió el sacerdote y exorcista Cesar Truqui, quien añadió que el “padre de la mentira” también engaña a los fieles oponiendo “un Jesús bienhechor” con “una Iglesia mala que no dejaría al hombre la libertad de hacer lo que quiere”.

Para Satanás “es más fácil separar y distorsionar la imagen de Dios, que negar su existencia. El diablo separa siempre y opone un Jesús ‘bueno’ a una Iglesia ‘mala’, que no dejaría al hombre la libertad de hacer lo que quiere”, señaló el sacerdote en declaraciones al semanario italiano Tempi.

El P. Truqui, que participó en el reciente curso sobre exorcismo realizado en Roma, indicó que el demonio actúa siempre de la misma manera, tentando al santo “en su santidad” y “al pecador en su pecado”. Sin embargo, hay otro modo “más difundido en nuestros días: se llama relativismo”.

“Jesús en el Evangelio de Juan define al diablo como el ‘padre de la mentira’, porque nos convence que debemos ser nosotros quienes decidan qué está bien y qué está mal. Nos persuade que no existe un bien objetivo. Hoy esta visión es impuesta globalmente y por ello Benedicto XVI hablaba de la ‘dictadura del relativismo’: la imposibilidad de establecer con seguridad qué es bueno y malo para todos, y que cualquiera puede escoger qué es legal y qué no, qué es delito y qué no”, explicó.

Además, advirtió, “hay otro error que deriva de esto: pensar que si alejásemos la verdad para aceptar a las personas, llenaremos finalmente las iglesias. En realidad es al contrario. Hoy es claro que mientras más la Iglesia se vuelve ‘mundana’, más el mundo se aleja”.

En ese sentido, el P. Truqui indicó que para disminuir la fe de las personas, el diablo usa “las ideologías, la tecnología y todos los medios audiovisuales por la fuerza de propagación que tienen”. “El medio más poderoso es internet. Porque si la televisión es más fácil de manejar y además se mira juntos”, internet es un instrumento que se puede usar “en la soledad”, donde frente al computador “se puede tener acceso a todo sin límite o control”.

Sin embargo, el sacerdote recordó que los fieles pueden combatir al diablo con los medios que le brinda la Iglesia. “Para darse cuenta de las tentaciones diarias, crecientes y difundidas a causa del contexto social, y para superarlas, los medios son los que nos dejó Jesús, quien vino a salvarnos para estar con Él: en el fondo es simple prevenirlo, basta la frecuencia en los sacramentos de la Eucaristía y la Confesión, el rezo diario y el Rosario”, afirmó.

Cardenal italiano Mauro Piacenza

ROMA, 16 Abr. 15 / 04:03 am (ACI).- En el marco del curso que se realiza en Roma para exorcistas, el Cardenal italiano Mauro Piacenza alertó y explicó la estrategia que usan el demonio y el mundo contra la Iglesia.

En la introducción del curso promovido por el Instituto Sacerdos, que se realiza 13 al 18 de abril en la Universidad Europea de Roma, el Penitenciario Mayor de la Iglesia explicó que “los medios operados por el demonio para resistir a la omnipotencia de Nuestro Señor Jesucristo se revelan como los mismos medios que el ‘mundo’ usa desde hace dos mil años contra la Iglesia”.

En el texto enviado a ACI Prensa, el Cardenal señala que entre estos están: “el silencio ante las exigencias de la verdad, de la justicia y de la infinita misericordia de Dios, cuando estas no son relativizadas, negadas, ofendidas o distorsionadas, reivindicar de modo irresponsable derechos inexistentes ya sea respecto al orden de la naturaleza, ya sea respecto a la gracia”.

El Purpurado italiano dijo además que otros medios son “atacar, con la mentira, a los hijos de Dios y, en modo particular, a los pastores de la Iglesia en el intento vano de debilitar el anuncio luminoso de la verdad de la creación y de la salvación, defendiéndose detrás de un falso ‘respeto humano’, impugnado como escudo contra el poder purificador de la oración, la verdad de la Encarnación del Verbo y la exigencia de recapitular todas las cosas en Él”.

El Penitenciario Mayor de la Iglesia afirmó luego que “la buena batalla de la fe, que ve en el ministerio del exorcismo un ámbito de particular intensidad, se realiza viviendo en austeridad y amor, teniendo lúcidamente presente que Satanás es el ‘enemigo del género humano’ para poder así servir a la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte, con la gratitud y la certeza propias del pueblo de los redimidos”.

Sobre la división en el mundo a causa del pecado, el Purpurado italiano dijo que eso se traduce actualmente en “términos de desorientación doctrinal y moral, comprometiendo el destino eterno de las personas” lo que se “hace visible y por eso ‘identificable’ justamente en el ministerio del sacerdote exorcista cuando, especialmente en el caso de la posesión, el demonio muestra la propia deliberada e ‘intratable’ voluntad de matar o poseer, de engañar y usurpar, de humillar y ofender”.

El Cardenal Piacenza afirma asimismo que la división que se origina en el mal también puede verse claramente en el mundo occidental secularizado “en todos los ambientes y niveles” incluso “al interior del equipo eclesial”, algo que “goza de todo el apoyo de no pocos de los poderosos medios de comunicación masivos que generan, sin ninguna restricción, una cultura siempre más antihumana y por ello profundamente anticristiana”.

El pecado y el mal, explicó, son “obra del diablo, es mortífera y degradante de la naturaleza humana. Es la división que separa al hombre de Dios. Es la división en la que el demonio ‘homicida desde el principio (…) mentiroso y padre de la mentira’ ha ingresado irremediablemente, idolatrándose a sí mismo y afirmándose desesperadamente contra el Absoluto Dios y su santísima voluntad”.

Esa división hace que el ser humano, continuó, “se sustraiga del poder unificador de la verdad, separándolo de la que es la verdad fundamental del ser: la relación con Dios creador y redentor. El hombre es hecho así esclavo de estas mismas pequeñas realidades que, en comunión con Dios, está llamado a gobernar y a orientar al servicio del Reino de Dios”.

Tras alentar a los sacerdotes, especialmente a los exorcistas, a una intensa vida de oración a ejemplo de la Virgen María, centrados siempre en el misterio de la Eucaristía y la Reconciliación, el Purpurado se refirió a la postura de muchos cristianos que creen que la salvación puede encontrarse de distintos modos. Al respecto dijo que “Dios nuestro Padre no ha pensado en Cristo como un ‘redentor facultativo’ casi opcional, sino (…) como un salvador sustancial e insustituible. El designio del Creador no es esquizofrénico: todo está unificado en Cristo, en el cual subsisten todas las cosas”.

“Jesús es entonces el Salvador indispensable para todos los hombres sin excepción”, concluyó.


Divina Misericordia 


 

Divina Misericordia_Mater Nostra

 

“Oh, que gracias más grandes concederé a las almas que recen esta coronilla; las entrañas de Mi misericordia se enternecen por quienes rezan esta coronilla….Habla al mundo  de Mi misericordia para que toda la humanidad conozca la infinita misericordia Mía. Es una señal de los últimos tiempos, después vendrá el día de la justicia.
Todavía queda tiempo, que recurran, pues a a  la Fuente de Mi Misericordia.
Se beneficiaran de la Sangre y del Agua que brotó para ellos”

 


Antes de venir como el Juez Justo, vengo como el rey de Misericordia. Antes de que llegue el día de la justicia, le será dado a los hombres este signo en el cielo. Se apagará toda luz en el cielo y habrá gran oscuridad en toda la tierra.
Entonces, en el cielo aparecerá el signo de la cruz y los orificios donde fueron clavadas las manos y los pies del salvador, saldrán grandes luces que durante algún tiempo iluminarán la tierra. Eso sucederá poco tiempo antes del último día”.

 

 

Después de gran esfuerzo y lucha por parte de los apóstoles difusores de este mensaje,
finalmente la Divina Misericordia triunfará y brillará.