CORONA ANGÉLICA EN HONOR DE SAN MIGUEL ARCANGEL


 


 

Un día San Miguel Arcángel  apareció a la devota Sierva  de  Dios Antonia De Astónac. El arcángel le dijo  a la religiosa que  deseaba  ser honrado  mediante la recitación de  nueve  salutaciones.  Estas nueve plegarias corresponden a los nueve coros de ángeles.  La corona  consiste  de  un  Padrenuestro y tres Ave Marías en honor de cada coro angelical.

Promesas: A los que  practican esta devoción  en su  honor, San  Miguel  promete grandes  bendicio­nes: Enviar  un  ángel  de cada  coro  angelical  para acompañar a los devotos  a la hora  de la Santa  Co­munión. Además,  a los que  recitasen  estas nueve salutaciones todos  los días, les asegura que disfru­tarán  de su asistencia  continua. Es decir, durante esta  vida  y también después   de  la  muerte. Aun mas,  serán  acompañados de  todos  los  ángeles  y con todos sus seres queridos, parientes y familiares serán  librados  del Purgatorio.

En  esta  coronilla invocaremos a los  nueve  co­ros de ángeles. Después de cada  invocación
re­zaremos 1 Padre Nuestro y 3 Avemarías.
Ofrece­remos esta  coronilla por  la Iglesia,  para  que  sea defendida de todas  las asechanzas del demonio, y por  los que están  más alejados de Dios.

 

En el Nombre del Padre…

 

Se comienza la Corona rezando, la siguiente invocación:

Dios mío, ven en mi auxilio. Señor, date  prisa en socorrerme.

 

Gloria  al Padre, etc.

 

 

1• SALUTACIÓN. Todopoderoso y eterno  Dios, por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los SERAFINES, enciende en  nuestros co­ razones la llama de la perfecta caridad. Amén.

1 Padre Nuestro y 3 Avemarías

 

2• SALUTACIÓN. Todopoderoso y eterno  Dios, por  la  intercesión de  San  Miguel  Arcángel   y del coro celestial de los QUERUBINES, dígnate  darnos tu gracia  para que cada día aborrezcamos más el pecado y corramos con  mayor  decisión   por  el camino de la santidad. Amén.

1 Padre  Nuestro y 3 Avemarías.

 

3• SALUTACIÓN. Todopoderoso y eterno  Dios, por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro celestial de los TRONOS, derrama en  nuestras almas el espíritu de la verdadera humildad. Amén.

1 Padre Nuestro y 3 Avemarías.

 

4• SALUTACIÓN. Todopoderoso y eterno Dios, por  la intercesión de San  Miguel  Arcángel  y del coro celestial de las DOMINACIONES, danos señorío sobre  nuestros  sentidos  de modo  que  no  nos dejemos dominar por las malas inclinaciones. Amén.

1 Padre Nuestro  y 3 Avemarías.

 

5•   SALUTACIÓN.  Todopoderoso  y   eterno Dios,  por la intercesión de San Miguel Arcángel y del  coro  celestial  de  los  PRINCIPADOS,  infun­de  en  nuestro  interior el  espíritu de obediencia.Amén.

1 Padre Nuestro y 3 Avemarías.

 

6•   SALUTACIÓN.  Todopoderoso  y   eterno Dios,  por la intercesión de San  Miguel Arcángel y del coro celestial de las POTESTADES, dígnate proteger nuestras  almas contra las asechanzas y tenta­ ciones del demonio. Amén.

1 Padre Nuestro  y 3 Avemarías.

 

7•   SALUTACIÓN.  Todopoderoso  y   eterno Dios,  por la intercesión de San  Miguel Arcángel y del coro  celestial de las VIRTUDES, no nos dejes caer en la tentación, mas líbranos del mal. Amén.

1 Padre Nuestro  y 3 Avemarías.

 

8• SALUTACIÓN. Todopoderoso y eterno  Dios, por  la intercesión  de San  Miguel Arcángel y del coro  celestial de  los ARCÁNGELES, concédenos  el don de la perseverancia en la fe y buenas oiYras de modo que podamos llegar a la gloria del cielo. Amén.

1 Padre Nuestro y 3 Avemarías.

 

9•   SALUTACIÓN.  Todopoderoso  y   eterno Dios, por la intercesión de San Miguel Arcángel y del coro  celestial  de los ÁNGELES,  dígnate  dar­ nos la gracia de que nos custodien durante esta vida mortal y luego nos conduzcan al Paraíso. Amén.

1 Padre Nuestro y 3 Avemarías.

 

Se reza un Padre Nuestro en honor de cada uno de los siguientes ángeles:

 

* En honor a San Miguel ……… 1 Padre Nuestro

*En honor a San  Gabriel …….. 1 Padre Nuestro

* En honor a San Rafael ………. 1 Padre Nuestro

* En honor a nuestro ángel de la Guarda……………………… 1 Padre Nuestro

 

Glorioso San Migue!, caudillo y  príncipe   de los ejér­citos celestiales,  fiel custodio de las almas, vencedor de los espíritus  rebeldes, familiar de la casa de Dios, admirable guía después de Jesucristo, de sobrehumana excelencia y virtud, dígnate librar de todo mal a cuantos confiadamente recurrimos a ti y haz que mediante tu incomparable  protección adelantemos todos los días en e!santo servicio de Dios.

V. Ruega por nosotros, glorioso San Miguel, Príncipe de la Iglesia de Jesucristo.

R. Para que seamos dignos de alcanzar sus promesas.

Oremos. Todopoderoso y Eterno Dios, que por un prodigio de tu bondad y misericordia a favor de la común salvación  de los hombres,  escogiste por  Príncipe de tu  Iglesia al gloriosísimo Arcángel San Miguel, te suplicamos nos hagas dignos de ser librados por su poderosa protección de todos nuestros enemigos de modo que en la hora de la muerte ninguno de ellos logre perturbarnos, y podamos ser por él mismo  introducidos en la mansión celestial para contemplar eternamente tu augusta  y divina  Majestad. Por los méritos  de Jesucristo  nuestro Señor. Amén.

 

Oración

 

Arcángel San Migue!,
defiéndenos en la batalla,
sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanza del demonio.
“Reprímale Dios”,  pedimos suplicantes; y tu, Príncipe dela milicia celestial,
lanza al infierno con el divino poder, a Satanás y a los demás malignos espíritus,
que andan dis­persos por el mundo para la perdición de las almas.
Amén.