EL PERDÓN DE LOS PECADOS
En el año 2000, el Papa Juan Pablo II canonizó a Sor Faustina, llamándola “el gran apóstol de la Divina Misericordia en nuestro tiempo”, lo que establece el Domingo de la Divina Misericordia como un día de fiesta oficial católico que ocurre el domingo después de Pascua.
En este Día de Fiesta de Nuestro Señor las almas que van a la confesión y reciban la Santa Comunión obtendrán el perdón total de las culpas y de las penas.
Las palabras exactas de Cristo con respecto a la Fiesta se registran en el diario de Santa Faustina:

“El alma que se confiese y reciba la Santa Comunión obtendrá el perdón total de las culpas y de las penas. Ese día todas las compuertas divinas a través de las cuales fluyen las gracias se abren. Que ningún alma tema acercarse a Mí, aunque sus pecados sean como escarlata…. La humanidad no encontrará paz hasta que se vuelva a la Fuente de Mi Misericordia“(Diario, 699).