Garabandal y el Gran Aviso del Cielo


Divina Misericordia

Divina Misericordia

 Mensajes Relacionados con el Gran Aviso

Desde el pasado 8 de noviembre del 2010, una mujer de Europa, madre de familia joven, que desea mantener el anonimato, recibe mensajes en relación a los acontecimientos profetizados en Garabandal, especialmente sobre el Aviso, que son publicados originalmente en inglés, con traducción demorada a diversos idiomas. Sin pretender endosar la autenticidad de estos mensajes, su lectura hasta ahora tiene buen aroma y encaja con todos los mensajes y estudios que hemos realizado sobre Garabandal. Como muestra del contenido, ofrecemos aquí de modo excepcional la traducción de un Mensaje recibido en días pasados, en el que el Señor le habla de la actitud de esperanza alegre que debemos tener ante este importante suceso único en la historia, que por otra parte indica muy próximo en el tiempo en mensajes de otras fechas. Pido de antemano perdón por los posibles defectos de la traducción.

   Miércoles 7 Septiembre 2011-  23:45 horas

   Hija mía, amada entrañablemente.

   Di a mis queridos hijos que no deben tener miedo al Aviso. Muchos os sentiréis conmovidos y es comprensible. Pero escuchadme atentamente. Yo vendré a cada uno de vosotros. Me veréis y me sentiréis en el corazón y en el alma. Mi presencia inundará vuestras almas del más puro amor y compasión. Luego debéis estar alegres. Por fin me veréis y vuestra alma quedará envuelta en amor y temblor.

   Para la mayoría de los pecadores y no creyentes simplemente serán conscientes de que Yo existo. El testimonio de Mi sagrada presencia será la Sangre que es necesario inunde sus almas con el alimento que les ha faltado tanto tiempo. Muchos sufrirán tormento, como Yo lo sufro, cuando vean sus pecados aparecer ante ellos. Me pedirán que les perdone, con el corazón roto cuando vean cómo Me han ofendido.

   Los niños que tengan uso de razón también verán cómo me han ofendido demasiado por el pecado. En muchos casos, esos niños que niegan mi existencia, aunque saben la verdad, correrán a Mi, me pedirán que los abrace y no querrán que les deje marchar. Hasta los pecadores más endurecidos quedarán afectados por este suceso sobrenatural.

   Hijos debéis ignorar rumores e historias sensacionalistas. No hay nada que temer. El Aviso debéis esperarlo llenos de alegría en vuestros corazones.Espero con tanto Amor en mi Corazón el momento de derramar mi divina Misericordia sobre cada uno de vosotros. Después os daréis cuenta de lo afortunados que sois esta generación. ¿Cómo no reconocer la Misericordia que se mostrará a la humanidad? En el pasado tantos murieron en pecado mortal. Ahora, todos los pecadores entenderán por fin la verdad.

   No es fácil para mis hijos reconocer Mi existencia o la de mi Padre Eterno. Muchos no quieren, sin una prueba material, reconocerme. A muchos no les interesa o no creen en mi Reino divino. Este suceso les abrirá los ojos a la sencilla realidad de que la vida no termina en la Tierra. Continúa en la eternidad. Por esta razón deben preparar sus almas. El Aviso les enseñará lo que deben hacer para rectificar.

   Recordad, hijos, soy vuestro Salvador. Os quiero a todos de un modo que va más allá de vuestra comprensión. Esperad mi llegada con amor y serenidad.. No temáis al dramático espectáculo en el cielo, ni a los colores de los rayos que se esparcirán por todas partes para anunciar mi llegada. Esto os preparará para ese momento.

   Por favor, rezad para que toda la humanidad sienta alegría en sus corazones por este suceso, que significa salvación para la humanidad a un nivel que salvara muchas almas y las permitirá entrar al nuevo Paraíso en la Tierra.

Vuestro amado Salvador

Jesucristo

(N. del T.): los resaltes en negrita son del traductor.


Jesús de La Divina Misericordia


Divina Misericordia

 Coronilla de la Divina Misericordia

“Oh, que gracias más grandes concederé a las almas que recen esta coronilla;las entrañas de Mi misericordia se enternecen por quienes rezan esta coronilla…Habla al mundo  de Mi misericordia para que toda la humanidad conozca la infinita misericordia Mía. Es una señal de los últimos tiempos, después vendrá el día de la justicia.
Todavía queda tiempo, que recurran, pues a a  la Fuente de Mi Misericordia.
Se beneficiaran de la Sangre y del Agua que brotó para ellos”

 


Antes de venir como el Juez Justo, vengo como el rey de Misericordia. Antes de que llegue el día de la justicia, le será dado a los hombres este signo en el cielo. Se apagará toda luz en el cielo y habrá gran oscuridad en toda la tierra.
Entonces, en el cielo aparecerá el signo de la cruz y los orificios donde fueron clavadas las manos y los pies del salvador, saldrán grandes luces que durante algún tiempo iluminarán la tierra. Eso sucederá poco tiempo antes del último día”.