Nuestra Señora del Pilar


BesaManos_Página_10
3APilarica3

Andaba predicando el apóstol Santiago por Caesaraugusta Actual Zaragoza, ( Caesaraugusta ciudad refundada sobre la ciudad ibera de Salduie por Octavio Augusto Cayo Julio César Augusto, conocido como César Augusto y más habitualmente sólo como Augusto, fue el primer emperador del Imperio romano. Gobernó entre 27 a. C. y 14 d. C. año de su muerte, convirtiéndose así en el emperador romano con el reinado más prolongado de la Historia, sobrino nieto de julio cesar y también autor del edicto de empadronamiento “ Han puesto un edicto en la puerta de la sinagoga. Ha sido ordenado el empadronamiento de todos los palestinos. Hay que ir a anotarse al lugar de origen. Nosotros tenemos que ir a Belén…”. Que motivo el nacimiento de Jesús en Belén) con veteranos de las guerras cántabras entre el año 25 y el 12 a. C., muy probablemente el 14 a. C.

3APilarica3

De planta rectangular y una extensión de 47 hectáreas, coincidente con el trazado urbanístico del actual casco antiguo, y su perímetro estaba delimitado por la calle del Coso al sur y al este, la avenida de César Augusto al oeste y el río Ebro al norte. Poco después se convirtió en el centro urbano más importante del valle medio del Ebro. La ciudad no decayó durante el Bajo Imperio romano.

El apóstol Santiago se encontraba decaído por sus pocos logros en esta tierra ya que tan sólo había conseguido siete seguidores.
Una noche fría del mes de enero el día dos del año cuarenta, se encontraba orando con ellos a orillas del río Ebro cuando se le apareció La Santísima Virgen María en Carne Mortal, en el centro de Coros Celestiales que también portaban una preciosa columna de jaspe como regalo celestial de ánimo guía y bendición a la labor tesón y obras del apóstol Santiago, prometiéndole que su apostolado tendría siempre fruto entorno a la columna.
Se cuenta que Santiago y los siete primeros convertidos de la ciudad edificaron una primitiva capilla de adobe a orillas del Ebro en el mismo lugar donde La Virgen María fue transportada por los Coros Celestiales y donde los Ángeles depositaron la columna. Así y Aquí a orillas del río Ebro comenzó la devoción mariana a la “Virgen del Pilar”

Este testimonio es recogido por un manuscrito de1297 de los Moralia, sive Expositio in Job, de Gregorio Magno, que se custodia en el Archivo del Pilar.
El Pilar evoca la columna de fuego que de noche guiaba a los israelitas por el desierto. En el Ex 13, 21-22, leemos que una columna de fuego por la noche acompañaba al pueblo de Israel peregrino en el desierto dirigiendo su itinerario. En la Virgen del Pilar el pueblo ve simbolizada la presencia de Dios, una presencia activa que guía al pueblo elegido a través de las asechanzas y avatares del camino como un “Faro esplendente”, tal como se le aclama en el himno a la Virgen del Pilar, es decir, la que en los momentos de tinieblas por los que atravesamos en la vida, mantiene viva la luz de la fe.
La columna evoca también la solidez de la Iglesia como si se tratara de un edificio, siempre perseguida, pero siempre en pie, manteniendo la esperanza del que, como dice también el himno, “se abraza a su Pilar”. Las columnas garantizan la solidez y resistencia de la edificación, sea arquitectónica o social. Quebrantarlas es amenazar el edificio entero. La columna es la primera piedra del templo, que se desarrolla a su alrededor; es el eje de la construcción que une entre si los diferentes niveles. María es también la primera piedra de la Iglesia, el templo de Dios; en torno a ella, lo mismo que los apóstoles reunidos el día de Pentecostés, va creciendo el pueblo de Dios; la fe y la esperanza de la Virgen alientan a los cristianos en su esfuerzo por edificar el reino de Dios.