Mensaje de la Virgen del

25 de octubre de 1994

Medjugorje


Queridos hijos, no puedo ayudaros sino vivís los mandamientos de Dios, sino vivís la Santa Misa, si no abandonáis el pecado.

Queridos hijos, os invito a la conversión individual. ¡ Este tiempo es para vosotros !< br>
Sin vosotros, el Señor no puede realizar lo que quiere.
Queridos hijos, creced día tras día a través de la oración,< br>
para estar más cerca de Dios.

Te doy las cinco piedras contra tu Goliat:
• La Eucaristía
• La lectura de la Biblia
• La confesión mensual
•El Ayuno
• La oración del Rosario con el corazón

 

MANDAMIENTOS DE LA LEY DE DIOS

l.-Amarás a Dios sobre todas las cosas.

2.- No tomaras el nombre  de dios en vano.

3.-Santificaras las fiestas.

4.- Honrarás a tu padre y a tu madre.

5.- No mataras.

6.- No cometerás actos impuros.

7.-No robaras.

8.- No dirás falsos testimonios ni men­

tiras.

9.- No  consentirás   pensamientos ni deseos impuros.

10.- No codiciaras los bienes ajenos.

Estos diez  mandamientos se resumen en dos: Amaras a Dios sobre  todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.

 

MANDAMIENTOS DE LA SANTA MADRE IGLESIA

l.-Oír misa entera todos los domingos y fiestas de guardar.

2.-Confesar los pecados mortales al me­nos una vez al año  y en peligro de muerte y si se ha de comulgar.

3.-Comulgar por  Pascua de Resurrec­

ción.

4.-Ayunar  y abstenerse de comer carne cuando  lo manda la Santa Madre Iglesia. (Miércoles de ceniza y Viernes Santo).

Sor Emmanuel Maillard

Sor Emmanuel Maillard nació en París (Francia) en 1947. Estudió teología con el cardenal Danielou. -. Obtuvo la licenciatura en Literatura e historia del arte en la Universidad de la Sorbonne (París) 1971.
Es miembro de la Comunidad de las Bienaventuranzas desde 1976. Vive en Medjugorje desde 1989 y viaja por todo el mundo para evangelizar.

Cogeros de la mano de La Virgen María y enseñarle vuestra casa, preguntándole; ¡Madre María! ¿te gusta esta habitación?, ¿es de tu gusto? ¿ falta algo en ella?

“¡Queridos hijos! También hoy os invito a que seáis oración. Que la oración sea para vosotros las alas para el encuentro con Dios.”

Rezad con el corazón.
Confesar frecuentemente.
Conforme se olvida la confesión, se llenan las salas de los psiquiatras y la sociedad enferma.
Sed Humildes a la llamada de la Madre María y dejaros llevar como niños de la mano

“El mundo se encuentra en un momento de prueba porque ha olvidado y ha abandonado a Dios. Por eso, hijitos, sed aquellos que buscan y aman a Dios sobre todas las cosas. Yo estoy con vosotros y os guío hacia mi Hijo, pero vosotros tenéis que dar vuestro “SÍ” en la libertad de los hijos de Dios. Intercedo por vosotros, hijitos, y os amo con un amor infinito. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada”

Conferencia en Santa Engracia 21_09_2015