Blog

Nuestra Señora la Virgen del Carmen


Virgen del Carmen


EL MONASTERIO Y EL SANTUARIO DEL MONTE CARMELO

El Camelo es un monte famoso de Palestina, al que se retiró el profeta Elías y tras él muchos famosos solitarios.

A mediados del siglo XII, un grupo de devotos de Tierra Santa procedentes de Occidente -algunos creen que venían de Italia-, decidieron instalarse en el mismo valle que sus antecesores y escogieron como patrona a la Virgen María.

Allí construyeron la primera iglesia dedicada a Santa María del Monte Carmelo. Desde su monasterio no quisieron crear una nueva forma de culto mariano, ni tampoco, el título de la advocación, respondía a una imagen en especial.

 

Virgen-del-Carmen

Imagen de la Virgen del Carmen tallada en madera de cedro del Líbano

Quisieron vivir bajo los aspectos marianos que salían reflejados en los textos evangélicos: maternidad divina, virginidad, inmaculada concepción y anunciación. Estos devotos que decidieron vivir en comunidad bajo la oración y la pobreza, fueron la cuna de la Orden de los Carmelitas, y su devoción a la Virgen permitió que naciera una nueva advocación: Nuestra Señora del Carmen.

Desde allí, el Orden Carmelitano se extendió por toda la cristiandad. En tiempo de San Luis, rey de Francia, Simón Stock, atraído por la devoción con que los religiosos honraban a la Virgen Santísima, ingresó en aquella Orden; elegido en 1225 Vicario general, pasó seis años en Palestina y gran parte de ellos en el Carmelo.

Una noche se le apareció María y le dijo: “Hijo, recibe la señal de mi amor”. Desaparecida la visión, Simón encontró entre sus manos el escapulario de que se sirvió en adelante la Orden y muchos fieles, con la bendición de la Iglesia, como “ancla de salvación”. Este es el origen de esta festividad, en la que pedimos a la Virgen su protección maternal.

Leave a comment

error: Content is protected !!